Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



domingo, 13 de abril de 2014

Almanaque




En la pared, colgados,
los días se despliegan
en un manto liso y claro.
Lanzan guiños
rojos y negros,
y forman rondas
de siete en siete,
con una extraña
regularidad.
El tiempo, cuadriculado,
evoca desde el centro
antiguos césares,
de Roma, antigua y sempiterna.
Y en el devenir de las estaciones,
la luna, polifacética,
determina el momento
de la fiesta.
Uno tras otro, los meses,
seductores,
arremolinan los números
en torno
de una exacta docena
de avatares.
El año entero contempla,
con un dejo de sabiduría,
la herrumbre inevitable
del clavo
del que pende

en estática agonía.
..............................................

2 comentarios:

  1. Ver el almanaque y el paso del tiempo en su representación poética, versos muy producidios y cuidados. Gran poesía. Abrazos y muy grata creación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis, por tu visita y tu valoración.

      Eliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.