Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



viernes, 22 de junio de 2012

La siesta


Don Pablo dormitaba en la mecedora, instalada bajo el amplio alero de la vieja casona. Por la galería corría un poco de aire fresco, que resultaba agradable, para contrarrestar los efectos de la tarde veraniega. La calma, obligada, por la intensidad del sol, se había adueñado del jardín, y sólo podía oírse un vago rumor de hojas y algún insecto, que trajinaba a la sombra de los arbustos.

De pronto, ante los ojos entrecerrados del anciano, aquel paisaje, que parecía estático, adquirió vida y movimiento, en la forma de dos alegres niños que corrían de un lado a otro.

El semblante de don Pablo se transformó: todo su orgullo de abuelo afloró en la mirada que dedicó a los pequeños, que jugaban y reían, indiferentes al calor agobiante.

El espacio verde, que separaba la casa de la calle, fue adquiriendo, en los momentos que siguieron, distintas características, según las dictaba la fecunda imaginación infantil: primero fue océano encrespado, donde se debatía el barco del pirata más legendario; luego se transformó en un callejón polvoriento, donde los dos pistoleros más rápidos del Far West se batieron a duelo.

Hubo unos instantes en que la acción se trasladó al frondoso tilo, devenido en inexpugnable castillo, donde dormía el ogro malvado. Tras un breve reposo, a la sombra del “castillo”, y el disfrute del sabroso botín de higos maduros, de nuevo los aventureros coparon el jardín. Porque las naves espaciales necesitan mucho espacio, para sus viajes interplanetarios...

Después, el partido de fútbol: ¡infaltable! Sólo que, a poco de comenzar, se detuvo abruptamente, y la pelota rodó, olvidada, hacia el alambrado que daba a la calle. Es que, en ese momento, Adelaida volvía de la escuela, con su túnica impecablemente blanca, su cabello al viento, su risa...

Se miraron, sonrojados, y se lanzaron furiosamente tras la pelota que, a los pocos minutos, volvió a ser el centro de su atención.

El sol había declinado un poco, y algunos pájaros llegaron, para colgar su música en las ramas frescas de los frutales. Los primeros trinos despertaron a don Pablo que, antes de abrir los ojos, notó que estaba sonriendo. Miró hacia el jardín, sereno, limpio, intocado...

¡Ah! ¡La vida, que no había querido darle nietos!

Y volvió a quedar dormido.

10 comentarios:

  1. Qué bonito relato, Hugo. Debe ser tan especial el amor por el hijo de de un hijo que espero no quedarme sin conocer esa sensación.
    Bravo, poeta!
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  2. No se si es un cuento o una poesía, acostumbrados a reír con los finales, hoy nos pusiste tiernos, los que conocemos la dicha de ser abuelos podemos comprender a tu personaje.
    Sencillamente hermoso Hugo.
    Me inclino ante ti y te dejo un saludo poeta.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho, pero me dio tristeza la soledad del anciano. A cuántos les pasará lo mismo: vivir de sueños para no sentirse tan solo...

    ResponderEliminar
  4. Hugo:
    ¡Qué bien levaste el relato hasta el final! Me sorprendió mas que gratamente.
    En algún momento y pese a las dichas recibidas, todos hemos de soñar con lo que nos fue vedado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Hola, que tengas un excelente fin de semana, ha sido un placer leer tu blog, es excelente. Te invito de manera cordial a que visites el Blog de Boris Estebitan y leas un poema mío titulado “Muy tarde como para tomar acción”, es un poema sobre un amor que no pudo hacerse realidad.

    ResponderEliminar
  6. Como siempre, mi agradecimiento a todos por la visita y la amabilidad de comentar. Animan a seguir buscando en el rumor de las musas...

    ResponderEliminar
  7. El sueño, de un abuelo, que algùn dìa le hubiera gustado vivir. Es un relato enternecedor y donde creas la fantasìa justa para que un persona se ilusione con su propio sueño. Enhorabuena.

    un saludo

    fus

    ResponderEliminar
  8. Gracias Hugo, gracias!!!! Me llego al corazón, es lo que más me gusta.

    ResponderEliminar
  9. Bello cuento Hugo, con un halo de nostalgia que deja una reflexión de vida.

    Gracias por este momento!

    Rafael

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.