Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



lunes, 16 de julio de 2012

El último desafío


            Los sonoros trinos de los pájaros fueron quebrando la oscuridad de la noche, y el sol se fue abriendo paso entre las ramas de los árboles. En la alfombra de hojas secas, innumerables insectos y roedores comenzaron su diaria rutina de procurarse el alimento.
            
            Al borde del monte, desde el pequeño rancho de barro y paja, un hilo de humo se elevó hacia las altas copas. Don Ramírez también comenzaba su día, y encendía el fuego para el desayuno.

            Muchos paisajes similares lo habían visto despertar, a lo largo de casi sesenta años. Su vida de monteador lo obligaba a trasladarse continuamente, y su vivienda duraba lo que duraba el monte. Dos, tres meses. Seis, en algunas ocasiones, cuando la vista no alcanzaba a ver el final de los plantíos.

            Un trozo de carne de capón, dorado al resplandor del fuego, junto a la dura galleta que le traía el patrón, cada quince o veinte días, le dieron ánimo para enfrentar la jornada. Tomó unos mates, saliendo de vez en cuando a la puerta, para contemplar aquella imagen tan conocida, pero siempre nueva, del monte atravesado horizontalmente por los rayos del sol.

            El aire fresco, cargado de la esencia de los eucaliptos, le trajo una carga de sensaciones. Algo muy parecido a la melancolía le hormigueaba en el pecho.

            Uno tras otro, fue realizando los gestos de todos los días. Llevó los restos de comida al perro, que permanecía atado a un costado del rancho. Limpió y ordenó los pocos enseres que había utilizado. Se calzó las alpargatas, que hasta entonces había tenido puestas a medias, y se dirigió al rincón donde guardaba el hacha. Siempre, desde que tenía memoria, el momento de tomar el mango entre sus manos era como un gesto religioso. Por un instante, su mente y su corazón se ausentaban. Quizá ni él mismo supiera lo que pasaba por su alma en aquellos momentos. Cerraba los ojos, y sus manos se apretaban en torno al madero. Cuando volvía a abrirlos, un brillo extraño anunciaba que estaba preparado para la tarea. Y así, por incontables días, tras aquella breve genuflexión, sus brazos manejaban diestramente el hierro, para ver caer, uno a uno, los enormes troncos.

            Salió hacia el monte, acomodándose la boina descolorida, silbando entre dientes una tonada irreconocible. Los enormes árboles parecían saber a qué venía, y lo esperaban, resignados a su suerte.

            Llegó al claro que él mismo había creado a filo de hacha, donde se veían los troncos cercenados, entre los restos de ramas y hojarascas. Pero no se detuvo allí. Se adentró más en el monte. Caminó con determinación hacia un eucalipto portentoso, que lo aguardaba desafiante. Y era, tal vez, el mayor desafío en su vida de hachero.

            El grueso tronco no hubiera podido ser abrazado por dos personas tomadas de las manos. Era difícil mirar hacia la copa sin perder el equilibrio, y Ramírez se apoyó en el hacha para contemplar la verde punta, hendiendo el cielo, que ya aparecía de un azul intenso. De no ser tan evidente la vida que corría por sus ramas, se podía haber pensado que era de hierro. Tal la dureza que se reflejaba en los ojos cansados del monteador.
            Observó el árbol, imponente, majestuoso, y volvió a mirar su hacha. Fue necesario un nuevo momento de cuasi adoración, como el que se producía en el rancho, antes de salir a trabajar. Ramírez abrazó su hacha, como se abraza a un hijo, a un hermano, a una madre. Y con ella entre los brazos, se arrodilló sobre el manto de hojarasca.

            El pozo, al pie del árbol, lo había excavado la tarde anterior. Si hubiera tenido que hacerlo ahora, quizá la emoción le hubiera impedido cumplir con su propósito.

            Con gesto ceremonioso, pero breve, depositó su hacha en el lecho húmedo y oscuro. Sus manos, callosas, fueron empujando la tierra, mezclada con unas lágrimas imparables. Era el adiós a su compañera de tantos años. Y la bienvenida a la jubilación, que sonaba como un bálsamo para su cuerpo cansado.
.........................................................................................

6 comentarios:

  1. Hacia tiempo que no leía algo tuyo Hugo, y ahora me sorprendes con esta historia, me siento reconfortado amigo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Se te extrañaba, Hugo.
    Ese ambiente entrañable que creas en tus historias, ese juego de tratar de adivinar tus desenlaces (que siempre pierdo)... Se agradece mucho volver a leer en este blog, como lo agradece ese árbol que ahora respira tranquilo.
    Felicidades, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias Moli y Fernando, como siempre, por la lectura. Estoy trabajando mucho y me queda poco tiempo para escribir y para navegar...pero ya le pondremos remedio.

    ResponderEliminar
  4. Sin palabras...Hermoso...y más..
    Aplausos de pie.

    ResponderEliminar
  5. Hugo:
    Un muy buen relato, sobre todo por el desenlace, tan emotivo.
    Además, es acorde a los tiempos que corren, que dejaron de ser aquellos donde la devastación era signo de progreso.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Cada nuevo amigo que ganamos en la carrera de la vida nos perfecciona y enriquece
    feliz dia amigo !

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.