Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



viernes, 28 de diciembre de 2012

Libertad



Estaba sentado junto al enorme ventanal, que daba al jardín. La tarde era luminosa, y los rayos del sol atravesaban la habitación, haciendo resaltar el blanco a la cal que lucían las gruesas paredes.

A lo lejos, por el camino que llegaba hasta la entrada de la casa, se veía venir a alguien, caminando muy despacio. Cuando estuvo a una distancia que le permitió reconocerlo, el hombre se paró de un salto. Acercó su cara casi hasta tocar el cristal de la ventana, como no dando crédito a lo que veía. Luego, caminó nerviosamente por la habitación, de un lado a otro, tratando de decidir qué hacer. Finalmente, se dirigió a la maciza puerta de roble, la abrió, y salió al pasillo. Allí la luz llegaba a través de una claraboya, cuyos cristales de colores daban un aspecto particular al ambiente. Pero no era la luz diáfana que entraba por los ventanales. Aquí, los cuadros y las esculturas proyectaban unas sombras extrañas, matizadas de distintos tonos.

Caminó hasta el otro extremo, y desembocó en un pequeño hall, donde se encontraba la puerta principal. Un instante antes de llegar, recordó que no traía la llave, por lo que giró sobre sus pasos y regresó a la habitación.

Al abrir la puerta, la oscuridad lo envolvió totalmente. Sólo el resplandor que venía del pasillo le permitió caminar unos pasos sin tropezar, pero duró muy poco, porque la pesada puerta se cerró tras él, y todo se volvió negro.

La sorpresa y la oscuridad lo paralizaron por unos minutos. Sintió las manos húmedas y temblorosas. Estiró los brazos, buscando a tientas una de las paredes. Necesitaba llegar al interruptor de la luz. Sus dedos chocaron con la dureza del muro, y comenzaron a recorrerlo. Notaba claramente las aristas irregulares de los toscos ladrillos. Aquello no era su habitación, de paredes lisas y blancas...

De pronto, una tenue luz rasgó la oscuridad, y escuchó unos pasos. Alguien se acercaba por el pasillo, y la luz se hacía cada vez más clara. Podía verlo, a través del hueco de la puerta, que ahora... ¡aparecía cerrado con una reja!

Se acercó a los hierros oxidados, y se aferró a los barrotes, sacudiéndolos, pero no cedieron un ápice. La cadena y el candado evidenciaban no haber sido abiertos en mucho tiempo.

El desconocido llegó frente a la puerta, y colocó en un soporte la lámpara de aceite que traía en su mano izquierda. Una gruesa capucha le cubría la cabeza y le ocultaba el rostro. En su mano derecha traía un plato de lata, con un trozo de pan y un vaso de agua, que dejó al pie de la reja. Luego se fue, lentamente, por donde había venido.

Del otro lado de los barrotes, un grito de horror pugnaba por salir de una garganta, mientras un cuerpo, cubierto de andrajos, se deslizaba, despacio, hasta caer de rodillas, sobre las cucarachas que se disputaban el rancio trozo de pan.
-------------------------------------------------------------

24 comentarios:

  1. Una historia surrealista que nos recuerda con qué facilidad podemos perder la libertad de la que gozamos. Solo un apunte: no es aconsejable el uso del verbo girar para expresar "volvió sobre sus pasos". Saludos y mis deseos de que en el nuevo año todo te vaya bien a ti y a los tuyos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Manuel, por tu lectura siempre atenta. Valoro tu apunte, porque aprendo un poco más. Saludos.

      Eliminar
  2. Un cuento cargado de misterio surrealista. Está bien construido; el lector siente la angustia del protagonista ante la evidente realidad que vive.
    La libertad es un preciado tesoro que todos tenemos si sabemos conservarlo.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    PD: Feliz Año Nuevo, Hugo. Que venga cargado de cosas buenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mos. Siempre me alegro que mis letras provoquen sentimientos. Espero el nuevo año con ilusión, aunque no me quejo de este que termina, tuvo cosas muy buenas, entre ellas tu amistad desde la distancia. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola, Hugo. Un relato que gira en torno a lo fantástico y lo angustioso. Pasado y presente se confunden, las visiones también se transforman sin un criterio claro, son como alucinaciones. Podría se perfectamente un sueño donde no sabemos dónde empieza realidad y dónde la ficción. En cualquier caso es un cuento inquietante que deja al lector "pensando, haciéndose preguntas" y ese es el mejor piropo que puede recibir un relator. Un beso, Hugo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco el piropo, entonces. Nunca sabemos donde termina el sueño y empieza la realidad, tal vez así sea mejor. Gracias, Marta, por tu compañía, y que tengas un nuevo año excelente.

      Eliminar
  4. Cuando más aprecias algo es cuando lo pierdes.
    Un placer leerte, como de constumbre.
    Mis aplausos.
    Un abrazo, Hugo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, amigo, también tú estás entre los acontecimientos importantes de este año que termina. Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Hugo, una maravilla de relato, nos pone de en situación que en cualquier momento de nuestras vidas, sin grandes acontecimientos, puede cambiar nuestra existencia sin remedio. Me gusta mucho la forma que tienes de describir la situación, muy plástica y acertada.
    Un beso y feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, y muchas gracias por tus palabras. Que el nuevo año nos encuentre haciendo lo que más nos gusta: escribir. Un beso.

      Eliminar
  6. Un relato estremecedor e inquietante, muy bien desarrollado.
    Y gracias por tus cálidos comentarios a mi blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Antonio, por tomarse un tiempo para leer mis intentos. Me halaga porque sé lo ocupado que está. Y más me halagan sus palabras, porque vienen de un Poeta con mayúscula. Un abrazo.

      Eliminar
  7. Hola amigo,que bueno esto que has escrito, me gusta como manejas los tiempos para dar un giro imprevisto a la trama, nos desorientas y no podemos saber cual es el presente.
    Encantado con el dramatismo que le infieres al relato, todo un logro.
    Querido Hugo, que este nuevo año nos encuentre nuevamente soñando e hilvanando historias.
    Un gran abrazo y muy feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Luis, y gracias a las letras hilvanadas, que nos han puesto en contacto en este año, y nos han permitido compartir tantas cosas lindas. Un gran abrazo, con todo mi aprecio y mis mejores deseos.

      Eliminar
  8. Vive y dejar vivir...eso es la libertad!!
    Feliz navidad y felices sueños, que todos se cumplan.
    Mil besos!!

    ResponderEliminar
  9. Hugo:
    Por alguna razón extraña, se perdió mi comentario de hace unos días.
    Según mi interpretación, el personaje se ve sorprendido por la llegada de la muerte. No queda claro si quería la llave para abrir o para cerrar la cerradura de la puerta. Puedo inferir que no quería dejar pasar a la visita.
    La iluminación extraña ayuda a mi creencia. El cuarto sin luz es el pasaje hacia la muerte y lo posterior es la vida de ultratumba, de donde no puede regresar.
    También, todo puede ser un simple sueño, que se convierte en feroz pesadilla...
    Espero que pases un muy Feliz Año Nuevo, junto a tu esposa y resto de la familia, a la vez que deseo lo mejor en 2013, para todos ustedes.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Arturo. Siempre es bueno que un texto tenga diferentes interpretaciones, todas válidas. Muchas felicidades para ti y los tuyos.

      Eliminar
  10. Amigo Hugo, la descripción que haces de la escena es sencillamente magistral. Me llegó como una agonía exacerbada por el claustro. Mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rafael, por tus palabras. He aprendido algo de tus descripciones. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Un estupendo relato.
    Saludos
    Oliver

    ResponderEliminar
  12. Me ha encantado esa ambigüedad que nos deja con la duda de si el protagonista es un preso que soñaba la luz de la libertad, o un hombre libre que en realidad se siente prisionero en su propia vida.

    Es un relato inquietante y enigmático de cuya lectura se disfruta aunque acabe dejando un sabor amargo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Narci. El protagonista será quien ustedes quieran que sea. De eso se trata. Saludos.

      Eliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.