Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



martes, 29 de enero de 2013

In extremis

"El grito" Edvard Munch

In extremis


Contemplo
en el horizonte,
la herida
abierta,
sangrante,
mortal.
La rojiza llamarada,
oprimida
entre el cielo y la tierra,
lanza un gemido
estremecedor,
doloroso,
inefable,
que sólo a mí
me aturde,
me embriaga,
me angustia.
El muro de mis manos
no alcanza
para evitar que
mis ojos,
mis oídos
y mi alma
se saturen
dolorosamente
de morados,
ocres
y naranjas.
Un agónico estertor
escapa
del enorme vientre azul,
que  admiré,
sorbí,
gocé,
cuando nacía,
celeste.
La última punzada
la dan los mástiles
erectos,
filosos,
vacíos
de las velas, arriadas,
en el barco.
La madera carcomida
del mirador
se sobrecoge,
bajo el peso inexplicable
de mi tristeza,
ante la muerte
espléndida,
luminosa,
fascinante,
de este día,
que acontece allí,
donde la noche se ha tragado
todos los brillos
del lago.
Y me duele la mirada
indiferente,
apática,
lejana,
de los paseantes.


..........................................................






18 comentarios:

  1. Precioso Hugo, bonito canto al anochecer. Doloroso pero embriagador.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno amigo, me encanto tu poesía. Puedo sentir ese anochecer y no me siento indiferente.
    Así me gusta la poesía, con palabras comunes que puedo entender.
    Un gran abrazo amigo poeta, haciendo honor a tu patria lo leo tomando mate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Salud por el mate, y gracias por la visita y la lectura, como siempre. Me alegro que me entiendas.

      Eliminar
  3. Muy bien poetizado el cuadro, Hugo. Sorprendente.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Me encantó. Bravo, poeta! A Munch seguro que también le habría encantado. Es un grito de emoción.
    Felicidades.
    Te envío un abrazo entre mi amanecer y el tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, espero que Munch no se lo tomara a mal. Ojalá el poema valiera lo que el cuadro... (En euros, ja ja)

      Eliminar
  5. Hermosa descripcion de la muerte del dia, me encanta. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una muerte falsa, porque resucita al siguiente amanecer. Gracias.

      Eliminar
  6. Todo un canto a la pérdida de la luz, al desasosiego del atardecer que pronto oscurece el paisaje.

    Un poema muy descriptivo y con fuerza, Hugo.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuerza tiene tu comentario, para animarme a seguir. Abrazo.

      Eliminar
  7. Creo que esa imagen es bunísima como disparador creativo. En algún taller la hemos utilizado para escribir en más largo y a mí me encanta. Nunca había leído a partir de ella en formato poesía y creo que es desgarradora y a la vez muy bella.

    Felicidades hugo, ¡in-extremis! porque tardé mucho en llegar hasta aquí. (Es que voy en orden y para cuando doy una vuelta entera pasan días...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Envidio tu orden, ya quisiera yo poder visitar todos los sitios que me gustaría.... Gracias por tener este lugar entre tus "llegadas".

      Eliminar
  8. Bravo mi amigo poeta!!...un bonito y hermoso canta al anochecer.
    Siempre es un placer pasear a tu lado por tu espacio abierto a la palabra.
    Feliz semana, un beso :)

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.