Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



domingo, 2 de febrero de 2014

Desconocido


     Entró al banco y fue directamente al escritorio tras el cual ella trabajaba.

     Habían pasado cinco años, y aun seguía en aquella tarea rutinaria, desgastante. Lo miró y dijo con voz impersonal:

     — Siéntese, y por favor sea breve, ya estamos por cerrar.

     Él se quedó cortado, sin llegar a comprender.


     La muerte, ¿lo había cambiado tanto que ella no pudo reconocerlo?
.............................................................................

2 comentarios:

  1. Tal vez no quiso saber nada de la muerte y se hizo la despistada.
    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  2. La fría letra dice: "Hasta que la muerte nos separe"
    Ya fue...
    Muy bueno Hugo. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.