Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



domingo, 18 de septiembre de 2016

Nombre




La pesada carga
de angustias pasadas
invita
a no ponerle nombre.
Pero…
Las horas contigo
que se vuelven
segundos…
El corazón
en vilo
hasta volver a verte…
La paz
inconmensurable
de tu abrazo
apretado…
La dulzura
del beso
que interrumpe
la charla…
El regocijo
del alma
al escuchar
tu risa…
Y la certeza inmensa
de mirar adelante
y ya no ver
la noche,
sino un sol
de esperanza…
Esas cosas no tienen
nombre
todavía.

Pero…¿quién sabe…?

..............................

1 comentario:

  1. Gracias, Hugo Jesus, por tu comentario, que comparto por entero. Y mis mejores deseos para estas Navidades y Nuevo Año. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.