Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



martes, 16 de octubre de 2012

Futuro


   Con manos temblorosas, tomó la pequeña maceta, y la contempló un instante. Sus ojos se humedecieron. El endeble tallo de la planta se erguía desde un poco de tierra arenosa, que parecía apenas sostenerlo. Tres hojas, verdes y aterciopeladas, surgían a los costados y, en el extremo, un blanco botón anunciaba el inminente advenimiento del primer pimpollo.

   Dos lágrimas brillantes corrieron por sus mejillas, y el temblor emocionado de sus manos se fue contagiando al resto de su cuerpo.

   Avanzó hacia la ventana, conteniendo la respiración, llevando el cuenco entre sus manos, como si se tratara de un tesoro muy frágil. La abrió, y colocó la maceta en el alféizar, haciendo una mueca de desagrado, ante la ráfaga de aire ardiente y viciado que penetró en la habitación.

   Afuera, nada había cambiado. Hasta donde alcanzaba la vista, todo era desolación. Edificios y calles destruidas, columnas y cables por el suelo, vehículos abandonados, muchos de ellos incendiados. La permanente bruma que formaban los gases y las partículas, apenas permitía vislumbrar la luz del sol. No se escuchaba ningún sonido. No se distinguía presencia humana, ni siquiera de algún animal o insecto.

   La mujer apartó la mirada de aquel tétrico escenario, y volvió a posarla en la planta, cuya verde silueta se recortaba en la ventana, contrastando escandalosamente con el gris ceniciento del exterior.

   Sus manos, ya sin temblores, fueron a juntarse sobre la curva pronunciada de su vientre, y en sus labios asomó, muy levemente, la promesa de una sonrisa.
...........................................................................


12 comentarios:

  1. El renacer de la vida.
    Muy poético amigo y que bella manera de contarlo. Contagia la calma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta cómo escribes; ya lo sabes. Y me gusta cómo cuidas la prosa. Es un cuento precioso. Enhorabuena. (No dejes de pasarte por "La historia que no se ve", hay nuevas páginas y echo de menos tus opiniones)

    ResponderEliminar
  3. ME ENCANTÓ ESTE POST, TIENES UNA MANERA MUY GENIAL DE LLEVARNOS DE LA MANO. Y SI A ESTO LE SUMAS EL CUADRO DE DALI QUE TIENES COMO IMAGEN, HACEN LA ARMONIA PERFECTA DE ESTA ENTRADA

    SALUDOS Y CON PERMISO TE SIGO
    CARLOS

    ResponderEliminar
  4. Hugo, mañana vuelvo. Ya es un poco tarde para mí y me gusta hacer bien los comentarios. Besos.

    ResponderEliminar
  5. Mientras haya una partícula de vida siempre habrá futuro y esperanzas.
    HUGO, hermoso relato felicitaciones!

    ResponderEliminar
  6. Hugo, es hermoso en sí este cuento. Hermoso y esperanzador a pesar del gris que se vislumbra tras la ventana. Hay vida que viene en camino y vida que renace en la planta. Y mientras haya vida, hay futuro.

    Una prosa poética muy gratificante y hermosa.

    Un abrazo de Mos desde la orilla de las palabras.

    ResponderEliminar
  7. Precioso, Hugo. Simplemente precioso y de una sensibilidad estremecedora. Lo que en principio no parece más que la emoción de ver el nacimiento de la primera flor en una planta, se convierte de pronto en un relato futurista. Entonces comprendemos esa emoción de la mujer por ver surgir de nuevo la vida en la maceta y sobre todo en su cuerpo. Muy logrado, Hugo. Te felicito.
    Por cierto, la imagen muy lograda. Aparte de ser, para mí, una de las obras
    entreñables de Dalí, le da un toque especial al conjunto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Bravo, poeta!
    Una historia delicada, con un giro fantástico para pasar del desconsuelo a la esperanza.
    Me gustó mucho.
    Un abrazo, Hugo.

    ResponderEliminar
  9. Genial cuento Hugo, fantástico. Concreto y potente, un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hola Hugo, yo vengo desde los lunes ecológicos de Luisa, para darte la enhorabuena por ese texto lírico en el que has desparramado una paleta de colores muy acomodada a tu mensaje.

    Precioso también el ambiente que recreas para una sonrisa esperanzadora en este texto titulado "Futuro". Personalmente me gustan este tipo de lecturas, así que decido quedarme si tú me dejas.

    En mi blog, ...encontrarás un poco de casi todo y si vienes : también serás bien recibido.

    Un abrazo desde mis palabras.

    ResponderEliminar
  11. Un abrazo enorme a todos y todas, y mi agradecimiento por la deferencia de leer y comentar mis locuras. Bienvenidos aquellos/as que se acercan por primera vez, espero no ahuyentarlos.

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.