Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



lunes, 12 de marzo de 2012

Jornada


Ha sido una tarde de mucho calor. Al anochecer, se levanta una brisa fresca, pero en el interior de las oficinas, el aire continúa pesado, húmedo, tibio.

Me siento frente al escritorio y tomo mis hojas en  blanco. Quisiera tener la facilidad de muchos escritores, que cuando deciden escribir algo, lo hacen y listo. Nada de luchas infructuosas con la inspiración, ni llamadas estériles a las Musas.

Miro hacia el fichero, donde las tarjetas de los empleados de la fábrica asoman, ordenadas, como teclas o peldaños, pero con números. Unos números grandes, dibujados con tinta oscura, que resalta sobre el suave rosado del cartón. Las Musas deberían marcar tarjeta. Cumplir un horario. Entonces, uno sabría a qué atenerse. Sería sencillo: uno escribiría en el horario –predecible- en que ellas estuvieran activas.

Sigo observando el fichero. Está ubicado justo bajo el aparato del aire acondicionado. Me han prevenido que, en días húmedos, como éste, es muy común que el aparato comience a gotear, y se debe evitar que las tarjetas se mojen. No termino de pensar en esto, cuando veo caer las primeras gotas. Cuando quiero reaccionar, ya es un chorro de agua.

Me pongo de pie, pero el oleaje sacude demasiado el barco. Debo agarrarme con ambas manos a los bordes del escritorio. Espero no sentir náuseas. El mar está embravecido. A la luz de los relámpagos, las crestas de las olas parecen garras, que se ciernen sobre las frágiles siluetas de los veleros. Sí, porque allí, más adelante, alcanzo a distinguir al otro barco, luchando denodadamente contra la tormenta. El viento infla las velas, y se nota la pericia de los capitanes, conduciendo sus naves. Se escuchan los gritos, las órdenes, el rechinar de las maderas, a punto de romperse, el estallido de las olas, golpeando contra el casco, y el agua que cae a raudales sobre la cubierta.

De pronto, tan sorpresivamente como comenzó, la tempestad amaina, y el mar vuelve a quedar sereno. Unas láminas rectangulares se ven flotando por doquier. Debe ser la carga de uno de los barcos, que ha sufrido una avería.

Aún estoy temblando, pero ya puedo soltar mis manos del escritorio y ponerme de pie. Necesito asegurarme que todo está en orden. Sí. El aire acondicionado continúa goteando, pero no alcanzó a mojar el fichero. ¡Qué alivio! Llegué a pensar que aquellas láminas, flotando... Tampoco se han mojado los dos cuadros, con imágenes de antiguos veleros, que cuelgan a los costados del fichero. ¡Son tan bonitos! ¡Parecen tan reales! Sería una lástima que se estropearan.

Escucho unos pasos. Es una Musa, que toma su tarjeta del fichero, y marca su salida.

Hugo Jesús Mion.

10 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, amigo, en serio. Pero claro, así cualquiera, trabajando en el patronato de las Musas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fernando. Con las Musas, es que soy infiel a la Luna. Termina siendo divertido...

      Eliminar
  2. Vamos, vamos...eso de ser infiel....espero que no pase de la luna tu infidelidad...mmmm...
    De todos modos, el cuento me gustó. Y me quedó una duda: era una musa musa? o era de carne y hueso...???. mmmm.....

    ResponderEliminar
  3. Uyuyuy... Hugo, esto se pone casi tan emocionante como el cuento.

    ResponderEliminar
  4. No quiero salir de cauce, pero he quedado intrigada.... Y yo que espero las musas cada vez que me siento frente al ojo azul....
    Quizá ahora invoque a los duendes del bosque....
    Ellos no habrán de marcar tarjeta.
    Y, don Fernando Rubio Pérez, cúbrase las espaldas por las dudas, que a nuestro amigo le sigo los pasos de cerca... ( eso creo...). jajajaja..

    ResponderEliminar
  5. ¡Guauuuuuuu! El cuento alucinante y el comentario mejor aun.
    ¡Bravo Hugo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alberto. Por la visita y el ánimo. Te sigo leyendo. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Me ha gustado mucho tu forma de contar la falta de inspiración que sufrimos, a veces, lo que nos dedicamos a contar historias. Menos mal, que al final siempre llega. Precioso relato. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu visita y por tu comentario. Cuando no sé sobre qué escribir, escribo sobre eso mismo, sobre la dificultad para inspirarme.

      Eliminar
  7. Muy imaginativo. describe a la perfección los momentos en que la mente divaga libremente por inimaginables escenarios.
    Por lo general, desechamos tales delirios. En tu caso, los agarraste bien fuerte y los remachaste sobre el papel de aquella hoja en blanco.
    Acerca de lo que menciona el relato, del cumplimiento de un horario para el artista, es conocida la costumbre del Negro Fontanarrosa, que cumplía estricto horario en su oficina. Tendría -quizás- de empleada a alguna brillante musa, que le permitía concebir su inigualable obra.

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.