Desde una esquina del tiempo llega el rumor de sus voces. Mucho de lo que susurran a mi oído nunca será conocido. Pero algunas palabras verán la luz del papel, y serán.



lunes, 9 de enero de 2012

Oda a la Luna

Metamorfosis anunciada
que, de todas maneras nos sorprende.
Acostumbrada novedad
de tus mil caras
que, al compás de las semanas,
se suceden.
Ora tu esbelta redondez,
ora tu faz, oblonga y pálida.
Ora que, a diestra y a siniestra,
te haces uña.
Ora te ocultas, tras un leve
anillo que circunda
tu talle, y te renuevas,
y en la sombra
te recreas.
Dama nocturna,
en veste blanca, tan astuta,
que le has robado, al rubio sol,
su luz más clara.
Pero, quizá en el apuro,
no has tomado
de su calor
ni siquiera una migaja.
Grávido vientre
de los cielos infinitos:
cuando te acercas, de la mano del lucero,
y te reflejas
en la calma de las aguas,
se para el tiempo
y se estremece el Universo.
Dicen los geólogos
que has muerto: ¡Tonterías!
¿No pueden ver cuando seduces al poeta?
¿O cuando avivas la pasión de los amantes?
¿Puede alguien, muerto, dominar el mar y el trigo?
¿No eres, acaso, quien conduce al navegante?
Las nubes acarician
ese, tu rostro,
que parece imperturbable.
Pero, la sensibilidad
de algunos —pocos—elegidos,
advertirá el tímido sonrojo
y la sonrisa fugaz y placentera.
Enamorada de la Tierra,
vas con ella,
la miras siempre
con el mismo rostro.
Y en tal idilio,
ella te envía mensajeros,
para saber
de tus secretos más profundos.
Eres madrina de alegrías y tragedias.
Has contemplado los vaivenes
de la Historia.
Y allí estarás,
acompañando al ser humano,
inquebrantablemente fiel
y silenciosa.

(Poema publicado en el Libro "Alas de Papel", publicación colectiva del Taller de Escritura "El Rincón". Montevideo, Diciembre de 2011)

2 comentarios:

  1. me gusta mucho, adoro a la Luna y creo que has reflejado muy bien... muchas vivencias. un saludo

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tus comentarios. La Luna siempre está, husmeando nuestras vivencias...

    ResponderEliminar

Si pasas por aquí, aunque sea de casualidad, deja tu saludo, tu opinión, o tu desagrado. Las Musas se alimentan de tus palabras. Gracias.